jueves, 30 de mayo de 2019

LOS JUEVES UN RELATO: UN PERSONAJE, UN LUGAR, UN CONFLICTO.




Es él. Está aquí. Me mece por las noches, apasionado y tierno. Con su protagonismo, me roba la llegada de cualquier otro galán.
Es él. Está aquí. Lucho con sus hojas, que debajo de la puerta, dan cuenta de su presencia por la mañana.
Es él. Está robando mis colores, vistiéndose de otoño y gris. 
A él, le imploro que deje entrar el sol, que ya es tiempo de que otras ilusiones llenen de flores  mi cabeza: una guirnalda,  una corona,  un jardín pronto al amor.
Hoy, temprano, casi cuando el cielo estaba desnudo de estrellas, lo he visto talado, despojado, decrépito. Solo unas hojas adornando su cresta trunca. Un penacho absurdo, que cuenta de tiempos mejores, ridículas historias.
Es él. Está aquí. Yo lo consuelo, porque se que todo pasa y nada queda,  y aun sin pena ni gloria, por haber sido quien fue, merece un beso en la frente y una caricia en su hombro, para luego sucumbir, al hacha del leñador.




¡¡¡¡Gracias Mónica!!!
....................................................

miércoles, 15 de mayo de 2019

LOS JUEVES UN RELATO: MIERCOLES DE CENIZA




Viento y polen
Revolotean absurdos
sueños de colores
Lluvia y hojas
Arremeten los ocres
tostando el verdor

El rubio sol
entre ramas desnudas
entibia sueños por el sur.

Armado el caballero,
(¿o será más adecuado:
Amado caballero?)
rubrica sombras
por las veredas.

Y yo...
sigo andando
a cara limpia,
a flor de piel.


Uy!!! el tema era la primavera, no el otoño!!!
Ay!  no era el miércoles, era el jueves!!!
Oh...!!! estoy perdida: no entro en el concurso.

"Y el ganador es..."

¡Recorcholis! Era solo para hombres.

DESPISTE!!!!

De eso se trata.


¡¡¡¡¡¡¡¡AUXILIOOOOOOOOOO!!!!!!!!!!

miércoles, 6 de marzo de 2019

LOS JUEVES, UN RELATO. ACERCAMIENTO AL HAIKU y AL SENRYUS


(Imagen propia)

I

Hilo de plata
por la blanca ladera,
un brote tiembla.

II

Se quedó el sol
oscuro al horizonte.
Luego el adios.

III

Crujen las huellas
sobre el asfalto de oro.
Brilla el otoño.

IV

Rumor de río
verdes sauces llorones,
mecen su canto

V

La orilla del rio
amanece en tu estuario
rojo pasión. 

VI

Flores que brillan
en el espejo del mar.
Danza el verano.

VI

La letra muerta
te hace llorar ausencias:
Ella ha muerto.





miércoles, 13 de febrero de 2019

LOS JUEVES, UN RELATO: LA FUERZA DEL AMOR.




Florezco, florecí, florecisteis.
Los humanos, florecemos.
Asomamos prestos en retoños, cuando es primavera.
Agitamos hojas, regalando frondoso frescor en verano.
Luego, ya más adultos, recogemos al pie del robusto tronco, las hojas que el otoño, nos va desprendiendo.
Y en el invierno, cuando todo parece perdido, cuando la variedad del color apunta un monocramático gris, descubrimos que tanto en el plateado como en el antracita, el cielo de una tormenta, es infinitamente bello.
Sí, los humanos florecemos, por naturaleza, por instinto, por amor.


Seguramente, más que nada, por amor.



..........
Más relatos y fuertes amores en lo de Pepe.

jueves, 10 de enero de 2019

LOS JUEVES UN RELATO: DESEOS Y BUENOS PROPOSITOS




1. 
2. 
3. 
4.
"Hasta diez, no paro." pensé entusiasmada.
Cuando iba por la mitad del uno, taché todo lo escrito.

En el dos, no puse nada: la balanza se adelantó con una cifra que hacía imposible toda intención de bajarme algún día de la báscula, feliz.

En tercer lugar, el trabajo se abrió paso. Para qué pensar en trabajar, si se estoy de vacaciones. Ya veremos, me dije.

Llegada al item cuatro, tocaba pensar en la vida social. No doy a basto con la familia y los amigos de la infancia, las madres del colegio y los compañeros de profesión. Pues por este año, mejor paso de hacer nuevos vínculos, quizás en facebook. Nunca está de más un "me gusta".

No dio para escribir cinco, en el quinto renglón de la agenda recién estrenada.

Este año será diferente, resoslví. Este año va a ser de agradecimiento.

Este año voy a dar gracias, porque el año pasado fue un año difícil,  después de sentir el dolor de la pérdida de un ser querido, luego de sentir el abandono y la estafa de la que son capaces los que alguna vez te quisieron, aunque en realidad, aprendí que nadie te estafa ni te deja de querer, solamente muere, ya no existe más, quizás también aquel que fuiste, murió en ese momento. 

Después de temer por el bienestar de mis seres queridos, luego de los reveses económicos, siento que solo puedo dar gracias por haber aprendido a estar frente al espejo, a saber quien soy, cuando creí que solo era alguien si alguien me quería. 

Gracias por los reveses cuando nos enseñan a andar derechos, de pie y con la frente en alto. 

Gracias por haber aprendido a conocer cuantos errores cometí y a pedir perdón por ellos. No habrá tiempo para enmendarlos, pero sí  lo habrá para no demandar, no suplicar, y aceptar que el alma camina sola y mejor, cuando va liviana de reproches y enojos.

Aprendí a perdonar, pero no a olvidar, borrar la experiencia es una arbitrariedad y un lujo que no nos podemos dar.  La vida no es justa, pero siento que yo sí puedo saber qué es lo justo. Decirlo, es una manera de hacer justicia. 

Doy gracias porque el dolor que he sentido, me hace entender a los marginados, a los desplazados, a los desclasados, a la mujeres y hombres víctimas de abuso, a quienes pierden el techo, y no sueñan con las estrellas, sino con una mano solidaria que los cobije y proteja.

Este año, no tengo propósitos, este año daré gracias, y trataré de aprender a vivir con menos y a sentir más. 

Al fin de cuentas, ése es mi propósito.


...........

miércoles, 2 de enero de 2019

PARTICIPANTES LOS JUEVES, UN RELATO, 3 de enero de 2019.

1. MAR 

2. MARIA JOSE


3. INMA


4. CAMPIRELA


5. DEMIURGO

6. DIVA DE NOCHE

7. DOROTEA

8. MAITE

9. PITT

10. JANDRES

11. MAG

12. NEOGEMINIS

13. MAX

14. CAS

LOS JUEVES, UN RELATO: EL FUTURO EN NUMEROS.




2




De las siete vidas que le tocaron, se jugó ocho en la ruleta rusa. Cuando llegó al fin del camino, encontró una puerta, y detrás de la puerta, una escalera de  trece peldaños, para subir a los tejados, aunque la canción decía que la escalera hacía falta para subir al cielo.
Si algo tuvo, todo lo perdió, menos las ganas de seguir viviendo. Se prometió eliminar de su vida el número tres, pese a la Divina Trinidad, pues a tiempo descubrió, que ese número, no es bueno para el amor. Siete veces se maldijo de su elección, no por las colinas de Roma, ni los colores del Arco Iris, ni las  notas musicales, ni por las Maravillas del Mundo. Maldijo sus propias siete plagas de Egipto. Ningún siete, sería opción.
Los cinco Jinetes del Apocalipsis, la visitaron y ella rogó por los tres mosqueteros, que no eran tres, sino cuatro. Es cierto, no fue buena para elegir y  mejoró su suerte, cuando  se dejó llevar por el destino que una gitana le reinventó: "No rodaras más por las calles y este último callejón, casi una emboscada del futuro, te regalará una puerta de fantasía. ¡Aprovechala! Tú número es el dos, el día que naciste. Es un número de la armonía, la cooperación, la empatía. Solo en par, siendo uno más uno, y no dos mitades, se puede compartir el camino."
Hoy la gata, que alguien apodó Miel, por el color de su pelo, pasea su alegría en buena compañía, de techo en techo, de vez en vez, mientras las nubes ponen copos de nieve en los penachos de los gorriones, que felices saludan a esa pareja tan particular.
El mundo, de pronto, se ha vuelto diverso y grande, aunque una sola, sea la oportunidad.




.............